Plenitud interior




Somos seres dependientes de todo lo exterior, todo lo exterior nos afecta interiormente, porque ponemos nuestros deseos y esperanzas en estas cosas exteriores,  ya sea posesiones materiales como forma de sentir satisfacción o seguridad,  ya sea buscando seguridad emocional en nuestra pareja,  ya sea buscando seguridad psicológica mediante teorías que nos complazcan,  ya sea buscando seguridad espiritual mediante creencias que se adapten a nuestras inquietudes o dudas espirituales,  ya sea buscando placeres que llenen la falta de sentido que sufre nuestra vida. Por eso, nuestra forma de ser es completamente influenciable desde lo exterior a nosotros mismos, todo con lo cual nos relacionamos nos afecta y nuestra felicidad "a la vez que el sufrimiento" son condicionados.

Si digo que usted desconoce su Ser, su identidad real, eso posee una forma de verdad. Si digo que usted no es quien verdaderamente debe ser, posee una forma de verdad. El centro de usted mismo el centro de su identidad, no sus pensamientos ni sus deseos ni sus emociones, el centro, usted la entidad que observa, siempre es el mismo. Lo que si es sujeto a cambios es su forma de sentir, de pensar o de orientar su voluntad, pero el que observa siempre es usted, el centro. Su personalidad está formada por su forma de pensar, de sentir y de actuar, pero el centro de su personalidad es usted, el observador.

Usted como personalidad es una persona dependiente y debe volverse independiente. Usted es dependiente psicológica y anímicamente de todo lo que es exterior a usted mismo y usted debe volverse completamente independiente psicológica y anímicamente, o sea, que lo exterior no debe ser lo que condiciona su estado interior, su estado anímico.

Mientras usted sigue buscando en el exterior la forma de llenar su interior, usted seguirá siendo una entidad que experimenta un constante vacío, una constante ansiedad y una falta de certeza en sí mismo. Usted busca por reflejo, por el reflejo de un impulso que le lleva a buscar lo que clama desde su interior. Usted necesita un sentido de plenitud y certeza, pero ello no está en el exterior de si mismo. Si usted desea transformar su forma de ser condicionada, debe tomar cada experiencia con la máxima profundidad de su corazón, no únicamente con la mente, usted debe poner su sentimiento en cada pequeño acto cotidiano, debe tomar tanto lo que llama bueno como lo que llama malo, porque es bueno o malo según su propio punto de vista, por eso debe tomar cada experiéncia con el corazón y con pasión, pero sin juicios, debe saber aprender el valor de cada experiéncia tanto agradable como desagradable, porque cada experiéncia posee una sabiduría por mostrarnos. Debe saber tomar la vida y también la muerte cada dia de su vida, porque la muerte forma parte de la vida y usted debe saber que en cualquier momento puede terminar su vida o llegar su desgracia, y eso, le otorga de la humildad para ser más consciente del momento presente y cada acto, cada situación, forma parte de la realidad de cada momento presente de su vida, no huya de cada realidad cotidiana. Tomar todo con profundo corazón transforma su forma de ser, retomar cada acto con su corazón como cuando era niño reactiva la fuerza anímica que surge desde sí mismo, y hacerlo sin juicios le da la capacidad de comprenderlo y transcenderlo.

Usted debería ser una persona unida en armonía con el mundo, unida desde su corazón con la naturaleza y con sus semejantes, usted debería sentir desde su propia armonía interior la armonía en la que viven los árboles, las plantas, los animales. Percibir esa armonía desde la propia es de una gran belleza.

Un corazón revivido es un corazón que vive en una dimensión de la realidad diferente, en una realidad olvidada, la realidad que percibimos durante un tiempo más o menos corto en nuestra infancia, una realidad que nació y perdimos, pero cuyo valor y profundidad sólo podemos apreciar desde la madurez adulta.

Un corazón revivido, vuelto a despertar, es un corazón que desarrolla una plenitud interior y una paz y armonía tanto en la mente como en el sentir.

Un corazón revivido se apasiona con cualquier cosa que hace, todo lo hace con gozo, pués no es la razón "con sus rechazos" quien dirige la personalidad sino el sentimiento del corazón.

Quien experimenta la plenitud interior lo hace en todos los sentidos, esta plenitud abarca todos los aspectos de su vida, y como fuerza que llena y desborda, ella lleva su vida a la senzillez y a la sobriedad aun sin buscarla, porque esta plenitud es un bálsamo que llena el corazón.

Desde esta plenitud todo tiempo es aprovechado, cada segundo es experimentado, es sentido, parece darte alimento. No son necesarias las diversas experiencias que normalmente son buscadas, la experiéncia llega y cada día se vive con un valor mágico.

Cuando hay plenitud no hay ansiedad, más aun, esta ansiedad desapareció al poner la mente en atención y quietud desde la percepción del momento presente "a cada segundo".

Aprender a vivir en absoluta sencillez y tomar todo lo que la vida le entrega, tanto lo agradable como lo desagradable es el camino para la despreocupación de la mente. "No existe nada desagradable si usted piensa que no lo es, al contrario, se vuelve una necesaria experiencia". Cuando su mente esté en paz y quieta en la percepción del presente, florecerá y se desarrollará su plenitud, porque la plenitud se desarrolla en la presente percepción de la belleza.

La experiéncia de la plenitud interior es algo desconocido, es lo contrario a lo que usted conoce. Usted deja de ser un individuo ansioso y vacío que tomaba y destruía exageradamente de lo exterior para llenarse "momentáneamente "a sí mismo, usted se vuelve un individuo expresivo y creativo, unido interiormente a todo lo que es exterior a usted. Un cambio se sucede, usted creía sentirse unido a sí mismo desde su egoísmo aunque se sentía vacío y con falta de "sentido" y tomaba de lo exterior para sentirse pleno. Ahora usted se une a lo exterior desde sí mismo y ya no lo necesita para sentirse pleno, porque desde otra realidad, todo lo exterior se une a usted en su interior y le llena surgiendo desde sí mismo. Por añadidura, usted deja de destruir en el mundo, usted desea construir, crear, entregar, compartir, su vida se llena de una riqueza desconocida, la que usted inconscientemente buscaba en el exterior. Usted está creando otra realidad, otro mundo. Desde su propia armonía interior usted se une a la armonía que fluye en la naturaleza, entonces usted puede avanzar y crecer junto a la madre que le da la vida, su planeta, y lo que es más valioso, usted sabe agradecerle.

Cuando usted conoce la paz de su mente y la plenitud de su corazón, entonces usted se da cuenta de quién verdaderamente es, usted se dice a si mismo: Si, este YO SOY. Toda duda desaparece y la certeza se expande con un nuevo aire que limpia las nubes de su ser y expande un cielo azul, puro y cristalino. El Sol brilla entonces en uno.


No hay comentarios: