Danzar junto a ti





El caos NO reina en el universo. Los planetas giran alrededor de su sol en un movimiento armónico, los sistemas solares giran y alrededor de otros sistemas solares en un movimiento armónico, conjuntos de sistemas solares giran alrededor del centro de la galaxia mediante movimientos armónicos, galaxias giran alrededor de otras galaxias en movimientos armónicos, todo el universo se relaciona y parece danzar en un bello movimiento armónico.

Todo lo manifestado surgió desde un centro y desde este centro se expande hacia unos límites finitos, cuando alcance este punto, el universo regresará a su centro, pero recuerda, siempre en un movimiento armónico, siempre en un bella y dulce danza.

Si Dios ES, él es la fuerza nuclear que une los átomos, el es la voluntad que los mueve a interactuar, el es la consciencia que los mantiene en armonía.

Si Dios Es, él es la fuerza nuclear que une los planetas y los soles, el es la voluntad que los mueve a interactuar, el es la consciencia que los mantiene en armonía,.

Si Dios Es, él es la fuerza nuclear que une las almas, él es la voluntad que las mueve a interactuar, él es la consciencia que las hace armónicas. Si Dios Es, el es Intención, Consciencia y Fuerza Nuclear.

Aun desde su inicio, todo lo existente se ha creado desde el orden, desde la armonía. Como un milagro, desde nubes de gases se han creado estrellas, los planetas, las galaxias. La creación es todo un milagro de armonía y el mayor milagro es que nosotros existamos para apreciarlo y agradecerlo, pues ese es el deseo del universo, ¿acaso no es un hecho?. Cada átomo es una chispa de la creación, cada estrella es una luz de la creación, cada persona es la consciencia de la creación.

Voluntad, consciencia y fuerza nuclear, cohesionan y mueven los átomos.
Voluntad, consciencia y Amor, cohesionan y mueven las almas.

¿Cual es el mayor misterio de la creación? Su infinita gratitud desde su propia esencia, pues ella se ha creado a sí mismo en nosotras, para compartir su felicidad y expandirla en sí misma. Cada una somos una chispa de Dla creación, cada una estamos destinadas a descubrirnos como tal, por eso cuando uno se descubre en si mismo es cuando vuelve a ser un hijo de la creación.

¿La creación es justiciera y castigadora? Sólo la ignorancia es justiciera, sólo el interés castiga para la manipulación.

Un hijo conciente de la creación nos enseñó a llevar nuestra cruz, a no rechazar la dificultad, pues en ella está nuestra salvación, en tomar la dificultad para comprender, para crecer, para amar y gozar plenamente. Sólo hay dificultad cuando rechazamos, por eso es preciso dejar de hacerlo, y tomar conocimiento para saber como actuar. Reencontrar nuestra alma, es volver a ser uno con los demás. Jesus de Nazaret siempre habló de Amor, EL comprendía las leyes universales, sólo el hombre habla de castigo para manipular desde la ignorancia y el miedo.

La belleza es como una semilla divina, es tener la capacidad de sentir lo percibido como parte de ti mismo. La belleza es armonía en la consciencia y esa armonía nos permite ser agradecidos y felices. La gratitud es otra semilla, porque sin ella no hay felicidad.
Sin corazón no hay vida, aunque cada uno posee libertad, el albedrío para decidir su camino, el camino de la confusión o el del descubrimiento.

El universo nos creó y en un baile de amor, El danza. En su baile desea arrastrarnos a todos a su felicidad.
Si el universo danza en armonía, no nos queda más remedio mi Amor, que juntos danzar con El.






No hay comentarios: